Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

El INTA desarrolla una máquina para controlar las malezas en los viñedos

Sección
Economía
Fecha de publicación
4 de julio de 2012

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) dio a conocer el desarrollo del “Prototipo experimental de control térmico de maleza mediante el flameado”. Se trata de una máquina diseñada para eliminar, a través del uso del fuego, a las malezas que interfieren negativamente en el crecimiento de la planta de la vid y otros cultivos.

Soportado por un tractor, un equipo especialmente diseñado para el trabajo orgánico, quema las malezas provocando una decoloración en sus hojas.

“La materia orgánica influida por la máquina se torna de color negro pero sin prenderse fuego. Esto significa que las células del elemento orgánico han muerto y quedarán completamente secas al día siguiente, sirviendo a partir de entonces como alimento para la vid”, explicó el ingeniero agrónomo del INTA, Martín Uriarte, uno de los responsables del sector de Ingeniería de Cultivo.

Para prevenir cualquier tipo de inconveniente, la máquina cuenta con un sistema de control de focos de incendio. “Una vez que pasó el fuego, el equipo lanza una pastilla pulverizadora de agua. La idea no es que se prenda fuego la maleza, sino que el control se haga por el aumento de temperatura en la célula”, agregó el experto.

Este sistema, está desarrollado para ser utilizado de 4 a 6 veces al año para mantener al viñedo completamente libre de malezas.

En cuanto a su funcionamiento a nivel general, el prototipo posee ventajas y desventajas respecto a otros métodos tradicionales. Un aspecto positivo, es que trabaja perfectamente sin dañas a la línea de plantas.

“Tradicionalmente se trabaja con una desorilladora que va haciendo una labranza interpilar. Es decir, que va un tractor con el implemento y dos personas, una de cada lado y tienen que ir sorteando la planta. Eso no deja de ser una forma de labranza del suelo y rompe bastantes raíces. Además es muy caro por que requiere mucha mano de obra”, contó Uriarte.

No obstante, un punto negativo para el equipo diseñado por el INTA, es el costo operativo mayor en comparación a otros métodos tales como los herbicidas a base de glifosato.

Este último requiere una inversión comparativamente baja respecto a la puesta en funcionamiento del nuevo prototipo. Sin embargo, cabe aclarar, que este sistema está prohibido para el manejo orgánico de viñedos, no así la máquina del INTA.

“La tecnología implementada se adhiere a las reglas internacionales de certificación orgánica europea y estadounidense, las cuales afortunadamente se fusionaron el mes pasado”, indicó el ingeniero agrónomo. También cumple con los requerimientos de Japón.

Sistema a gas

Respetando las exigencias internacionales para el manejo de viñedos orgánicos, el prototipo funciona con garrafas estándares de gas de 45 kilos.

“En primera instancia, elaboramos un primer prototipo que trabajaba con gas licuado de petróleo pero en fase líquida. Habitualmente en otras regiones, como en Estados Unidos, se utiliza el gas en fase líquida por que tiene una provisión muy disponible en cuanto a los tanques”, reveló el responsable del sector de ingeniería de cultivo del INTA.

Dadas las dificultades para conseguir ese tipo de combustible en Argentina, sumado a las incomodidades que implicaba su mantenimiento técnico, se decidió finalmente utilizar las garrafas de gas normalmente comercializadas en el país.

“Así logramos fabricar una las máquinas de control de malezas más eficiente y a su vez económica que existe para el manejo orgánico”, comentó Uriarte.

Difusión de la tecnología

El prototipo experimental para el control de malezas diseñado por el INTA, se encuentra actualmente en proceso de homologación. El objetivo, es difundir la técnica, antes de obtener algún beneficio económico por su comercialización.

Uriarte, expresó que en cuanto el INTA obtenga la aprobación de la Secretaría de Energía, se pondrá la tecnología al servicio de cualquier empresa interesada en producirlo en serie. Para la homologación, será necesario demostrar que el trabajar con gas está bien controlado y su uso no presenta riesgos.

“Hay que conocer si la máquina está en condiciones de trabajar a nivel de campo. Es un equipo que no tiene ningún tipo de reglamentación específica y no es comparable con ningún equipo de GNC tradicional, ya que trabaja en constante movimiento y las otras instalaciones de gas están fijas”, declaró el ingeniero.

Una ventaja del prototipo, es que se utiliza a la intemperie. De esta forma, quedaría exento de algunas reglamentaciones que se usan en los equipos fijos que se utilizan en interiores.

Sin embargo, desde el sector de ingeniería de cultivo del INTA estiman que se les exigirá mayor rigurosidad en otros aspectos, tales como grosor y seguridad de las mangueras.

Enve esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur